Este programa, con un fondo de S/ 2,000 millones, serviría para financiar la compra de maquinaria, equipos y tecnología, a fin de evitar la quiebra de 200,000 mipymes productoras por falta de competitividad y promover la creación de 300,000 empleos aproximadamente.

La Sociedad Nacional de Industrias (SNI) planteó al Gobierno implementar un programa de créditos Reactiva III, dirigido exclusivamente a las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) manufactureras.

Este programa, con un fondo de S/ 2,000 millones, servirá para financiar la compra de maquinaria, equipos y tecnología, a fin de evitar la quiebra de 200,000 mipymes productoras por falta de competitividad y promover la creación de 300,000 empleos aproximadamente.

Jesús Salazar, presidente de la SNI, explicó que el Reactiva III puede ser implementado a partir de los fondos administrados por Cofide y deberá estar enfocado en la generación de trabajo y en mejorar los procesos y la competitividad de los pequeños negocios. Señaló que sectores de la manufactura como calzado, confecciones, metalmecánica, carpintería y muebles, servicios ligados al área de la construcción e industrias del software necesitan del Reactiva III.

“Esta propuesta se complementa con otras iniciativas que presentamos desde la SNI en favor de las mipymes, como reducir los límites para usuarios libres de energía de 200 kw a 50 kw, con el objetivo de que las pequeñas empresas paguen menores tarifas eléctricas. Igualmente, planteamos la ampliación del programa ‘Compras a MYPErú’, para que beneficie a más a emprendedores de todas las regiones”, añadió.

Situación de las mipymes

El presidente del gremio explicó que es necesario que las mipymes productoras cuenten con una herramienta de financiamiento con garantías por parte del Estado, que les ofrezca tasas competitivas para adquirir capital de trabajo como maquinaria, equipos y tecnología.

“Los pequeños negocios tienen un grave problema de acceso al financiamiento. Se estima que entre 5% a 7% de ellos puede obtener un préstamo. Por ello es necesario contar con un Reactiva III para financiar su desarrollo y convertirse de unidades productivas de supervivencia a empresas que puedan escalar y generar bienestar en sus comunidades”, subrayó Salazar.